jueves, 16 de septiembre de 2010

¿Qué puedo decir?



Podría empezar con una docena de excusas, pero os las ahorro. Atribuyo mi silencio a los ciclos, a los que adoro, a los que observo y disfruto, de los que me maravillo. Sin más.

A la vuelta de cuatro días de caminar por el Camino de Santiago, la verdad es que son muchas ideas las que se agolpan en la cabeza. No tengo palabras para expresar la tormenta de sensaciones, ni para describir las energías que rescatas, sólo para aprender de la maravilla que supone caminar en silencio durante cuatro días. No se puede contar, sólo se puede vivir. Es sencillamente espectacular. Y pienso volver muy pronto, si Dios quiere, el próximo puente del Pilar.

Hoy he comido con un buen amigo, de esos que aparece y desaparece de mi vida, pero que siempre está en ella, y me ha ayudado a entender por qué escribía aquí en un principio...Y es que esto no era un blog de Haikus, ni de novelas, ni de nada... Era un muro para dar las gracias por tantas cosas buenas que me pasan al cabo del día..Y casi se me olvida...¿A quién tengo que dar yo las gracias por esto? Decía no hace mucho...

Así que Víctor, gracias por tu generosidad, gracias por hacerme pensar, gracias por traerme de vuelta a mis principios...



Música recomendada:
"Yesterday" - Michael Bolton

2 comentarios:

Anatxu dijo...

Para empezar,no está nada mal un "Hola"...
pero me costará perdonar este medio abandono.

No sé lo que tú puedes decir, pero tengo muy claro lo que yo quiero decirte:

Se te ha echado de menos y mucho.

besos

John Keating dijo...

Jajaja...pero que cacho perra...¿empiezas haciendo daño eh? Bueeeeeeeeno... ¡HOLA!...Venga, que me emociono... :-)