sábado, 4 de julio de 2009

Buenas y malas noticias...

Mi buen amigo Ralph World, que escribe maravillas en uno de los blogs a los que estoy suscrito, habla en una de sus últimas entradas -a partir de un enlace que le hace llegar Mariano- de dar o no las malas noticias... Ralph es partidario de dar las buenas y tragarse las malas...

El caso es que justo cuando se publica este blog, a Mariano le estaban operando, Ralph no lo sabe. Nada grave, pero entrar en un quirófano hoy ya es de por sí un riesgo. Iba a dar las gracias a Ralph por mencionar a Mariano y de paso hacerle saber de la operación, pero volví a leer el artículo....

No le llamé, no le escribí, nada de nada. Hoy ya puedo publicar y compartir con Ralph la buena noticia de que todo ha salido estupendamente, que Mariano ya está preparando desde el Hospital la próxima Newsletter de Know Square, y que su sentido del humor está en máximos: ayer, cuando la enfermera entró a preguntar que cómo tenía la cura, Mariano le respondió:

- "Si me has visto como me has visto, tendrás que darme tu móvil"...

Me siento bien. Quizás Ralph tiene razón: es mejor dar sólo las buenas noticias. Sin embargo, tengo una duda razonable - realmente no tengo ninguna- sobre si a Ralph le hubiera gustado saber que Mariano entraba en quirófano, darse una vuelta por el hospital, y reconfortarle con una de esas conversaciones que sólo ellos alcanzan a entender.

3 comentarios:

Anatxu dijo...

Bueno, las noticias son siempre noticias....hay que darlas y que cada uno haga con la información lo que quiera.
Me alegro de que todo haya salido bien, dale un besazo de mi parte y que no machaque mucho a las enfermeras,jejejeje.
besos grandes para todos

Editor Know Square dijo...

Quise aplicar en mi enfermedad el Escrito "Oculto" del Hermano Rafael, pero la movida de la anulación de la primada en el pántano y de la cena del día anterior en casa de Cuquina con un grupo de amigos lo hizo del todo punto imposible. He pasado tan desapercibido en mi dolor como el fichaje de Kaká. Agradeciendo de corazón las visitas y llamadas recibidas, he de decir que el silencio de Rafa no ha hecho sino aumentar el brillo del Secreto del Rey, porque, "sin haber hablado" entre los dos, sé que he recibido la comprensión, el apoyo y el amor de una cruz (comunión de los santos); secreto que Rafa bien sabe guardar. Gracias Juan, un (gran) hermano. Mariano.

Ralph World dijo...

Mi querido JOhn,
Tu sutil patada en los riñones me hace modular lo que decía en el blog hace unos dias. Y no porque no piense literalmente lo que digo, sino porque veo que no logro que se entienda el mensaje principal. LLevé el asunto al extremo para que así se viera con mayor claridad. Simplemente pretendía resaltar que en la vida hay que potenciar las cosas buenas y minimizar las malas, pero claro está, sabiendo distinguir entre lo importante y lo banal (a cada uno queda la clasificación).
Además, me refería a mis cosas y no a las de Mariano. Por favor, la próxima vez que le operen de lo mismo, házmelo saber.
Mariano, me he alegrado de oirte tan bien. Ánimo (espero que el médico no te prohiba los callos). :-)