martes, 7 de julio de 2009

Una secuencia para recordar...



Cuanto más la veo, más me río...Se puede aplicar a una reunión de trabajo, a la gente que habla de la crisis, a cualquier programa cutre de esos que salen por televisión, a una clase mal dada, a una reunión de una triste comunidad de vecinos, a un partido político, al Congreso, al FROB, a las discusiones de financiación autonómica, a los casos de corrupción de Mortadelo y Filemón...a la vida.

1 comentario:

Jorge dijo...

Bienvenido mister Keating:
Acabo de regresar de una experiencia similar -o era familiar- y debo decir que en todo momento he estado recordando dicha película pues mi camarote parecía el de los hermanos Marx. No faltaba nadie y siempre había alguien dispuesto a pedir "dos huevos duros"